BONUS STAGENOTICIAS

El Pelaje Azul

El Bonus Stage de los sábados

Hay un trozo de pelaje que se conserva en el museo de Central City. Nadie sabe como llegó. Algunos dicen que fueron las tutoras Chao que enterraron lo que quedó de su cuerpo, pues nadie más quería tocarlo. La razón que las tutoras conservaran semejante reliquia se desconoce, pero se trata de un hecho cierto. La amiga de mi amiga la ha visto con sus propios ojos. Dice que el pelaje es de color azul, añil para ser más exactos. Es tan azul como el oscuro hielo del lago, tan azul como la sombra de un agujero de noche. El pelaje lo llevaba hace un tiempo uno que, según dicen, era una bestia frustrada, un gigante muy aficionado a las mujeres, una bestia llamada El Werehog Azul.

Dicen que cortejó a tres amigas y a la tutora que las acompañaba al mismo tiempo. Pero a ellas les daba miedo su extraño pelaje de tono azulado y se escondían cuando iba a verlas. En un intento de convencerlas de su amabilidad, las invitó a dar un paseo por Angel Island. Se presentó con unos pequeños Chaos adornados con cascabeles y cintas carmesí. Se los presentó a la tutora y luego a las amigas. Y caminaron alegremente por el bosque acompañados por varios flickies de colores. Más tarde se detuvieron en un árbol gigantesco y El Werehog Azul deleitó a sus invitadas con unas historias deliciosas y les obsequió manjares exquisitos.

Rouge, Tangle, Blaze y Amy  empezaron a pensar: << Bueno, a lo mejor, éste Werehog no es tan malo como parece >>

Regresaron a casa comentando animadamente lo interesante que había sido la jornada y lo bien que se lo habían pasado. Sin embargo, las sospechas y los temores de las dos amigas mayores no se disiparon, por lo que éstas decidieron no volver a ver al Werehog . En cambio, Amy pensó que un joven bestia tan encantador no podía ser malo.

Cuanto más trataba de convencerse, tanto menos horrible le parecía su apariencia. Y un tanto menos oscuro le parecía su pelaje azulado.

Por consiguiente, cuando el Werehog pidió su mano, ella aceptó. Pensó mucho en su proposición y le pareció que se iba a casar con un joven muy elegante. Así pues, se casaron y se fueron al castillo que el ahora marido tenía en el bosque.

Un día le dijo:

– Tengo que ausentarme durante algún tiempo. Si quieres invita a tus amigas a venir aquí. Puedes jugar con los Chao, ordenar a los cocineros que preparen un festín, puedes hacer lo que te apetezca y todo lo que desee tu corazón. Es más, aquí tienes mi llavero. Puedes abrir todas las puertas que quieras, las de las despensas, las de los cuartos del dinero, cualquier puerta del castillo, pero no utilices la llavecita que tiene éstos adornos encima.

La esposa enamorada contestó:

-Me parece muy bien, haré lo que tú me pides. Vete tranquilo, mi querido esposo, y no tardes en regresar.

Así pues, él se fue y ella se quedó.

Blaze y Tangle fueron a visitar a Amy y, como cualquiera en su lugar, tuvieron la curiosidad por saber qué quería el amo que se hiciera en su ausencia. La joven esposa se los dijo alegremente.

-Dice que podemos hacer lo que queramos y entrar en cualquier estancia que deseemos menos una. Pero no sé cuál es. Tengo una llave, pero no sé a qué puerta corresponde.

Las amigas decidieron convertir en un juego la tarea de descubrir a qué puerta correspondía la llave.

CONTINUARÁ…

[Mañana se subirá la segunda parte del relato]

Nota del Autor: El relato corresponde a la libre adaptación de un cuento popular al universo de Sonic. Angelise, R.

Etiquetas

Rookie

Recluta más nuevo del grupo.
Close
Close